Ginebra pink 47

Encuentra tu Ginebra favorita al mejor precio con nuestro buscador de ofertas

 

La ginebra pink 47 se puede crear de todo género de elementos botánicos, como el enebro, la flor de saúco, la milenrama y la piel de naranja.

La ginebra pink 47 con el enebro al frente y un fondo de cilantro, esta ginebra tradicional tiene un perfil terroso.

El otro tipo es una ginebra básica, como las marcas propias de los supermercados, que es un vodka con enebro y otros artículos botánicos que no se han destilado con la bebida.

No nos equivoquemos, la ginebra vuelve a estar legítimamente de moda, con destilerías de todo el planeta que elaboran versiones de esta bebida centenaria que captan el carácter de cada uno de los sitios de los que proceden.

Ahora en ofertaMás vendido Nº 1
Ginebra Pink 47 - 700 ml
  • Destilada y embotellada en Londres
  • Mezcla el más fino alcohol, destilado alambique de cobre con 10 plantas botánicas distintas
  • Contiene 47 % alcohol
Más vendido Nº 2
Ginebra - Pink 47 Diamante Gin 70 cl
  • Venta prohibida a menores. El abuso de alcohol es peligroso para tu salud. Utilizar con moderación.
Ahora en ofertaMás vendido Nº 3
Rosa Royal Dry Gin (1 x 0,7 l)
  • La botella se inspira en el legendario diamante rosa Khavaraya
  • 4 Destilaciones en alambique de cobre
  • Ginebra rosa/pink gin con arandanos, moras y frambuesas.
Más vendido Nº 4
Pink 47 London Dry Gin Copa Balón - 700 ml
  • 4 destilaciones en alambique de cobre, 12 botánicas
  • Elaborada en Londres siguiendo el método London Dry Gin
  • La botella se inspira en el legendario diamante rosa Khavaraya

 

Cargar más productos

 

Ginebra pink 47

La ginebra clandestina que se vendía en Inglaterra en 1690 era más económica que la cerveza, pero tenía un efecto mucho más fuerte, lo que llevó al país a una crisis de salud pública, como se describe en los grabados de William Hogarth “Beer Street” y “Gin Lane”. Fundamentalmente, las partes pobres de Londres se transformaron en la celebración de fraternidad más sucia, más desmandada y más mortal que el mundo haya visto nunca.

A finales de la década de 1580, las tropas británicas que luchaban contra los españoles en la Guerra de la Independencia de Holanda hallaron una suerte de aguardiente con gusto a enebro. Lo tomaron con gratitud para que les diera lo que pronto pasaron a llamar “valor holandés” en la batalla.